Antes de acudir a una entrevista de trabajo, debes tener en cuenta diversos criterios. Es recomendable organizar bien la información que quieres aportar sobre tu vida laboral en un documento escrito, el currículum vitae.

Nuestro currículum es el primer paso, para poder llegar a tener la oportunidad de realizar la entrevista de trabajo. Por eso es muy importante no mentir, ni poner demasiada información irrelevante y por supuesto no cometer faltas de ortografía. Lo ideal es que nuestra experiencia laboral esté resumida en un folio por una cara.

De esta manera, el entrevistador podrá ver a simple vista tu currículum antes de concertar un encuentro. Si el responsable de recursos humanos se pone en contacto contigo, es que vas por buen camino.

Llega el momento de la entrevista personal

Ha llegado el día, los nervios ante un momento tan importante son normales. Pero no puedes dejar que eso, se apodere de la situación. Por eso te proponemos una serie de consejos, que te ayudarán a que superes la entrevista de trabajo con éxito.

Infórmate sobre la empresa

 Una vez que recibes la llamada para concertar la cita, es fundamental que te informes sobre la actividad a la que se dedica la empresa y qué trabajos hace en la actualidad. Esto te ayudará a prepararte respuestas claras y concisas, de cara a posibles preguntas que te pueda hacer el entrevistador.

Vestimenta

Ante una ocasión en la que nos jugamos nuestro futuro laboral, es muy importante acudir vestidos acorde al empleo al que optamos.

Dicen que la primera impresión es la que vale, por eso debemos elegir un atuendo que no llame la atención del entrevistador. Si el puesto es de cierta responsabilidad, lo normal es que los hombres acudan con traje y las mujeres con una americana y pantalón o vestido.


En el resto de puestos, acudir con un look informal de camisa y pantalón, es otra buena opción. De todas maneras hay ciertas “reglas” que son grandes errores a la hora de acudir a cualquier entrevista, como presentarse en chándal o ir poco aseados.

Actitud

Cuando ya hayas llegado al encuentro, debes entra en la sala con seguridad y firmeza. Entrar despacio o con el cuerpo encorvado, dará una sensación de nerviosismo e inseguridad al entrevistador.

También es muy importante la postura elegida a la hora de sentarnos, lo normal es mantenerse recto, sin cruzar las piernas y con las manos sobre las rodillas o la mesa.

Bostezar, interrumpir o no mirar a los ojos, son otros de los factores que resultan negativos de cara a intentar convencer de que somos la persona idónea para el puesto ofertado.

Conseguí el trabajo, ¿Y ahora qué?

Si has resultado elegido, es que has superado con éxito la entrevista presencial. Llega el momento de firmar el contrato.

Antes de dejar reflejada tu firma sobre el papel, es fundamental hablar con tu jefe las condiciones de trabajo del puesto ofertado.

Condiciones laborales

Jornada laboral

Uno de los asuntos que más preocupan a los nuevos trabajadores, es saber el horario que van a tener cada día. Por ello, tenemos que garantizarnos que existirá un control horario de nuestra jornada para que quede reflejado en la nómina. Aparte, otro asunto a tratar es si existe la posibilidad de realizar horas extras, con las que tu salario se pueda ver incrementado. O en caso contrario, los días a la semana que vas a contar para descanso personal.

Si estas conforme con todas las condiciones laborales y salariales, llega el momento de firmar el contrato con el responsable de recursos humanos y entrar a formar parte de la plantilla de la empresa.

Abrir chat