Nada más comenzar la jornada laboral, deberemos marcar a la hora que entramos a nuestro puesto de trabajo. De esta forma, podremos comenzar a tener un registro de horas cada día siguiendo la normativa vigente.

¿Es importante llevar el registro de las horas trabajadas?

Llevar el registro de las horas trabajadas al día, nos permitirá saber si estamos cumpliendo con nuestra jornada laboral, o si, por el contrario, estamos haciendo horas extras.

Al hacer el recuento de las horas de la jornada laboral, deberemos tener en cuenta los correspondientes descansos que hacemos para comer o salir a fumar un cigarro.

Como mínimo, es obligatorio guardar el registro horario de cada empleado de los últimos 4 años. De lo contrario, en el momento que haya una inspección de trabajo, podremos estar infringiendo la normativa y recibir una sanción económica.

Por eso, si quieres evitar que te multen por incumplir el registro de horas, deberás contar con un sistema de control horario para que los empleados puedan fichar al inicio y final de su jornada laboral.

Cómo añadir las horas extra al registro de horas

Una vez que has registrado tu jornada laboral en la app para fichar, deberás anotar también las horas extraordinarias en caso de que las haya. Este paso es el más importante, ya que la principal finalidad de la normativa de control horario, es tener un control exhaustivo de las horas a mayores que hacen los empleados y que hasta ahora podía darse el caso de que no fueran remuneradas.

Al igual que sucede con el registro de horas de la jornada laboral, la información relacionada con el fichaje de las horas extras, también deberá conservarse por parte de la empresa durante un periodo mínimo de 4 años. A estos datos deberán acceso en todo momento, el propio empleado, los sindicatos y el responsable de gestionar la información relacionada con las jornadas laborales.

Abrir chat