Desde hace unos años, las empresas en busca de una mejor conciliación familiar de sus trabajadores han ido instaurando nuevas medidas que permitan que sus trabajadores puedan compaginar su día a día con su relación laboral. Por eso, cada vez es más habitual que escuchemos hablar sobre las jornadas flexibles en el horario laboral.

¿Qué es una jornada flexible?

Podemos considerar que el horario laboral flexible es aquel que no establece un horario de trabajo como estamos acostumbrados. Es decir, no marca las horas de salida ni entrada del trabajador. La persona puede decidir a qué hora empezar la jornada laboral, siempre y cuando el cómputo final de horas trabajadas sea el que estipula su contrato.

Beneficios de la jornada laboral flexible

Por eso, suele ser habitual que se establezca un intervalo de horas en los que los trabajadores pueden decidir cuál es el que mejor se adapta a sus necesidades. Por ejemplo, se puede establecer que el intervalo de horas de entrada sea entre las 8 y las 9 de la mañana mientras que el de la tarde sea entre las 5 y las 6.

¿Cómo controlar una jornada flexible?

Las primeras dudas que pueden generarse en el departamento de recursos humanos o en dirección, es cómo gestionar la jornada flexible de los trabajadores. Sin embargo, la nueva ley de control laboral no debe ser un impedimento para implantar este nuevo modelo. Al igual que la gestión de las horas de los trabajadores freelance puede hacerse mediante una app de control horario, podemos hacer lo mismo con este tipo de jornada.

jornada laboral flexible

De esta manera, el trabajador tiene siempre a su disposición la forma de dejar registro de las horas que ha trabajado sin que la flexibilidad de su horario suponga un problema o una posible multa a la empresa.

¿Qué beneficios tiene una jornada de este tipo?

Si ambas partes están de acuerdo, los beneficios de la jornada flexible, tanto para la empresa como para el trabajador son muchos. Para empezar, como hemos comentado favorece la conciliación familiar y el trabajador está menos estresad0 y por tanto trabaja más cómodo. Desde la perspectiva de la empresa, el clima laboral mejora gracias a que los trabajadores se sienten más comprometidos y se crea un clima de igualdad. Sobre todo, cuando los beneficios de la flexibilidad horaria se plasman en todos los trabajadores.

Además, este tipo de jornada horaria puede servir como retención de talentos para la empresa. Si el trabajador se siente cómodo y cuenta con ventajas, tendrá mucho más claro que ese es el puesto de trabajo que quiere.