Tanto si vas a recibir una inspección de trabajo, como si quieres estar al tanto de lo que ocurre en el día a día en tu empresa, deberás asegurarte que los responsables de cada departamento te mantienen al corriente de todo a través del informe de trabajo correspondiente a cada área.

Qué es el informe de trabajo 

Un informe de trabajo es el documento que acredita una evaluación sobre diversas áreas de la empresa. El contenido de dicho texto puede ser tan diverso que puede abordar temas variados, desde el rendimiento diario de un trabajador hasta una información sobre el registro de horas de cada miembro de la plantilla.

También puede abordar otros temas de interés como el balance de cuentas de la empresa, el tratamiento de datos internos o el informe de rendimiento en redes sociales.

Cómo hacer un informe de trabajo

Aunque la mayoría de los informes de trabajo tienen un alcance puramente interno, lo cierto es que hay que estar preparados por si en cualquier momento recibimos el aviso de una inspección. Estar preparados nos ayudará a que el inspector de trabajo no nos ponga ningún tipo de multa por falta de documentación.

Pese a que, como comentábamos anteriormente, existe una amplia variedad de informes distintos dentro de una empresa, lo cierto es que todos siguen una misma estructura. Lo primero de todo que debe contener el informe de trabajo es una introducción que explique de forma breve la finalidad del análisis. Después deberemos diferenciar entre los objetivos generales y los específicos. Mientras que los primeros nos dan una proyección a largo plazo (anual, semestral…), los específicos se centran en los planes a corto plazo (semanal, mensual…).

Por otro lado, encontraremos las actividades realizadas, es decir, aquellas acciones que se han llevado a cabo para cumplir los objetivos marcados. Por último, encontraremos unas conclusiones, en las que se analizarán los resultados obtenidos de las acciones marcadas.

Abrir chat