La desconexión digital va ligada en mayor o medida al registro horario de la jornada laboral. Te contamos cómo afecta a las empresas el derecho a la desconexión digital.

Qué es la desconexión digital

La desconexión digital está enfocada al tiempo fuera de la jornada laboral del empleado, así como vacaciones y festivos. Con el derecho de la desconexión digital, el trabajador puede acogerse a no realizar ninguna función cuando ha terminado su jornada laboral en el trabajo.

En qué consiste la ley de desconexión digital

A raíz de la aparición del teletrabajo, la ley de desconexión digital ha ido cobrando aún más peso en el mercado laboral. Su principal objetivo es que el empleado pueda evadirse en su tiempo libre y no estar pendiente fuera del trabajo de tareas de la empresa.

El derecho a la desconexión se encuentra recogido en el artículo 88 de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales. Más recientemente, también podemos encontrarlo dentro del RD – Ley 28/2020 de 22 de septiembre, este decreto es el que recoge el trabajo a distancia.

¿Cuándo aplicar el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral entre los trabajadores?

A pesar de que la desconexión digital laboral, es un concepto asociado al tiempo que pasamos fuera del trabajo, lo cierto es que dentro de la jornada laboral también podremos tener derecho a esa desconexión digital.

En aquellos momentos en los que estamos haciendo un pequeño descanso de 15 minutos o hemos parado para comer, podremos acogernos a la ley de desconexión para evitar que nos impongan tareas durante ese breve espacio de tiempo.

Aunque para evitar confusiones, lo mejor es marcar nuestros descansos en una app de control horario. De esta forma, el responsable del departamento o el empresario estará informado en todo momento de la jornada laboral del empleado.

Abrir chat